La Mangiata: Italia en Valparaíso

Desde 1994 que La Mangiata entrega en pleno Valparaíso su comida italiana. Pastas, pizzas y más en este tradicional local porteño.

Ver Foto Completa

En Valparaíso, si no me equivoco, no deben haber muchos lugares donde vendan comida dedicada 100% a un país. Si bien en varios lugares venden pizzas o pastas, La Mangiata (Rodríguez 538) debe ser uno de los pocos restaurantes donde su especialidad está dedicada a la comida tradicional de un lugar, en este caso Italia, y su espacio físico lo demuestra. Incluso uno de sus socios - dueños es italiano.

Al entrar a La Mangiata, uno bien podría caer en trance y soñar que se está en la península itálica. Sus paredes están dedicadas al territorio con forma de bota, sus manteles con cuadrados rojos y blancos también, las sillas no tanto, pero su comida... su pasta es como para sentirse el emperador del imperio romano.

Pizzas habían muchas y de hartas variedades, pero como no puedo comer de todo (más bien, no debo), mi elección fueron unos gnocchis a la romana ($3300), con salsa al pesto ($1200), que lleva albahaca, perejil y aceite de oliva. 

Cuando fui a este lugar era día de semana al almuerzo, por lo que uno siempre anda corto de tiempo, así que se agradece la rapidez con que llega la comida, siendo que de igual forma, a pesar del día, había harta gente almorzando. El lugar no es muy grande, solo caben 46 personas, y me llamó la atención que uno de sus dueños, chileno, era el que hacía de mozo en todas las mesas. 

A lo que venimos. Los gnocchis estaban espectaculares, cocidos en su punto, junto con la salsa hacían una combinación pefecta. El pan que sirven en la mesa era el acompañante ideal para que no quedara casi ni un rastro del pesto en el plato. Mientras comía no dejaba de pensar en como se sentiría comer esto mismo en Italia.

En la mesa de al lado, una mujer deja la mitad de su plato de tallarines. "¿Algo malo?", pregunta el mozo - dueño del local. "Es que estoy a dieta, pero a la noche me lo como, asi que envuélvamelo", pide por favor. El hombre que la acompaña pide un tiramisú ($2000), el que al verlo, me dieron ganas de probar. Así que me sacrifiqué. 

Reconozco que no soy un experto en tiramisús (de pastas tampoco), pero me pareció que estaba bastante bueno, aunque un poco caro. Eso sí, creo que hizo una estupenda combinación con los gnocchis. En La Mangiata también se puede pedir para llevar, de lunes a sábado hasta las 22:30. 

Finalizo mi almuerzo y me siento bastante satisfecho. Salgo del lugar y camino por Pedro Montt con la sensación de haber comido muy bien. Pero siento que dejé la tarea inconclusa. Deberé volver para probar sus pizzas.



Tú Rating: Ninguno Promedio: 3 (24 votes)


Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
 
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <object> <embed> <p> <span> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato